“Toma un café contigo mismo” (2005) – Walter Dresel

¡Hola!

¡Aquí va un nuevo post!

  Esta vez les voy a dejar extractos del libro “Toma un café contigo mismo” de el Dr. Walter Dresel.

Estos son sus certificados (que poco importan, pero para darse una idea de quien es): Posee un título de Médico de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República Oriental del Uruguay desde 1975 y de Cardiólogo de la Escuela de Posgraduados de la misma Facultad desde 1980; además es Homeópata egresado de la Asociación Médica Homeopática Argentina en 1999. En el año 1988 funda el Centro de Medicina del Bienestar, con el objetivo de ayudar a sus pacientes a transitar por el ingreso a la etapa de adultos mayores con dignidad y respeto.
Es fundador del Centro de Liderazgo y Administración de la Vida Humana, cuya finalidad es la realización de actividades tales como Seminarios, Conferencias y Talleres Vivenciales.

 Ahora lo importante.

Estas han sido las frases que mas me han impactado de su libro. ¡Espero que lo disfruten!

Vale la pena.

Toma un Cafe contigo mismo

 

  •  “Una experiencia invalorable es vivir en carne propia lo que significa caer hasta lo más bajo y sentir que no encontramos el camino, que toda esta oscuro y que la esperanza se desvanece, hasta que un rayo de luz nos señala hacia donde tenemos que ir para ser protagonistas de nuestra reconstrucción”.

 

  • “Fracasar no es una vergüenza, y por lo tanto no debemos sentirnos avergonzados ni permitir que los demás lo hagan, del árbol caído, la leña que avive el fuego de sus ambiciones. Solo nosotros somos capaces de juzgarnos adecuadamente y no sentirnos víctimas”.

 

  •   “Es cierto, hemos caído, o nos han hecho caer, no importa demasiado en este momento. Se impone entonces un periodo de reflexión sobre nuestros actos y sentimientos. Navegar a través de las turbulentas aguas de las almas en conflicto requiere de mucho valor. Pero es el único camino valido para el reencuentro con nuestro verdadero Ser, que “reflejara” la luz para alcanzar el próximo peldaño”.

 

  •    La desesperación se instala cuando nuestra autoestima es profundamente dañada y cuando tenemos la íntima convicción de que la herida que hemos sufrido es mortal y que no somos, ni seremos capaces de recuperarnos (…) esta puede ser tan subjetiva que no nos permite visualizar que si tenemos opciones,  y que cada ser humano es mucho más de lo que le sucede diariamente. Es en el descubrimiento de ese espacio que nos permite caernos y levantarnos tantas veces como sea necesario donde encontraremos la salida a esa penumbra que se ha desplegado ante nosotros, y que con una fuerza increíble nos arrastra hacia la depresión”.

 

  • Es cierto, hemos perdido algo, o sentimos que nos han hecho perder algo; pero a pesar de todo tomemos esto como una premisa indiscutible, aún estamos vivos, y existimos. El objetivo, de aquí en adelante, será rescatar los aspectos positivos de este acontecimiento”.

 

  •  “La fuerza y la energía de que disponemos deben ser utilizadas en nuestra reconstrucción y no en ligarnos a un pasado que no es más que eso: PASADO. Y que no estamos en condiciones de cambiarlo, porque, como la historia, ya está escrito, y esta es nuestra historia, la cual va a formar parte inseparable de nuestro bagaje personal”.

 

  •  “Intención, decisión… ¡Acción! (…) La eficacia de nuestra acción dependerá de la claridad de la intención (…) se puede vivir una vida muy desdichada, en la medida en que no somos capaces de decidir qué es lo que queremos y esperamos de la Vida”

 

  •   “Descubrir el mensaje que estos movimientos subterráneos traen consigo nos abrirá la puerta a una vida mejor, aceptando aquella cosas que no podemos cambiar, pero alejándonos definitivamente del triste rol de víctimas, para comenzar a re-interpretar nuestra historia y asumir la única y verdadera responsabilidad que nos ha sido asignada como misión ineludible, a lo largo de la existencia: SER LOS PROTAGONISTAS DE NUESTRA PROPIA HISTORIA”.

 

  •   “Darnos cuenta de que somos los actores principales de una obra que nos muestra como seres activos y responsables de aquello que nos pasa, y no como espectadores pasivos, víctimas de los designios de los demás, nos provoca un sentimiento de gran paz interior”.

 

  •   Ser siempre dignos a nuestros propios ojos es un mandato que debemos cumplir a diario”.

 

  •   “El momento en que bajamos los brazos y no seguimos luchando por lograr nuestros proyectos es el mismo momento en que se destruye en mil pedazos la confianza en uno mismo. Es el mismo instante en que comenzamos a ser cada vez más desconocidos ante nuestros propios ojos, y perdemos estabilidad frente a las demandas de la Vida”.

 

  •   “Esos seres humanos que llegan a encontrarse con sus metas y objetivos, ¿Qué tienen que los demás no tenemos?; cabe preguntarse con cierta curiosidad; y la respuesta es sencilla: confían en su capacidad para avanzar a pesar de que los vientos soplen en su contra.  No siempre estos hombres y mujeres, de quienes debemos tomar el ejemplo, están seguros de que argumentos deben usar para seguir adelante, ni siquiera de si están avanzando en la dirección correcta. Pero de algo si están seguros, y es de que NO DEBEN DETENERSE”.

 

  •  “Recuerde: el mundo respetara nuestros límites si le indicamos donde están”.

 

  •   “Despedirse del pasado (…) las experiencias vividas como fracasos o los acontecimientos que se nos representan con un sentimiento de pérdida, no tenemos una actitud que marque un final y el advenimiento de un nuevo tiempo para nuestra vida. Si tenemos suerte, con el tiempo los efectos devastadores de la perdida se desvanecen lentamente, pero no terminan en un momento fijado por nosotros.  Porque si hay algo desordenado por excelencia es la experiencia de un fracaso; ante él, lo que necesitamos es ni más ni menos que establecer una ceremonia de finalización”.

 

  •   “La adversidad hace a algunas personas más fuertes, y a otras las destruye. Quien ha de sobrevivir y quien no lo hará no depende de la situación económica ni de los méritos que haya acumulado a lo largo de su vida; la supervivencia está vinculada a la fuerza interior, esa fuerza inconmensurable que tenemos los seres humanos, que nos protege y no permite que los acontecimientos que nos toca vivir nos destruyan”.

 

  •   El presente es hoy, y la medida de nuestra paz mental estará determinada por nuestra capacidad para vivir el momento presente, sin preocuparnos por mantener un equilibrio perfecto de algo que no es perfecto por definición. Una vida es la sumatoria de vivencias tristes y alegres, de situaciones que nos provocan sonrisas o lágrimas, y esto es lo apasionante”.

 

  •   “Si supiéramos de antemano que nos espera en cada estación que hemos de atravesar, el aburrimiento ganaría nuestro espíritu y, en un espacio donde todo ya está definido y diseñado, perderíamos la motivación, la esencia misma del ser humano, que es ser responsables de las cosas que nos pasan, y enfrentar los desafíos básicos que la existencia nos expone”.

 

  •   “Vivimos en un mundo extremadamente complejo, donde las fuerzas negativas libran una batalla constante con las fuerzas positivas. En medio de esa batalla, nos encontramos usted y yo, desamparados a veces, pero con una riqueza interior que está allí, intacta, esperando ser revelada, para elevar nuestros ojos y comprender que la esencia misma del ser humano está muy por encima de ese juego malévolo de fuerzas que no tienen como objetivo la trascendencia del Ser, como máximo exponente de la creación”.

 

  •   “Trabajemos sobre nuestra conducta, porque es lo único que podemos modificar. El mundo seguirá andando sin que podamos influir en el, y habrá siempre personas que nos aprueben y personas que no estén de acuerdo con nuestro proceder, sumadas a un tercer grupo al cual nuestra presencia le será absolutamente indiferente”.

 

  •   La vida es vivir. No es una cosa, es un proceso. No hay otra forma de conocer lo que es la vida más que viviendo, estando vivo, fluyendo, discurriendo con ella. Si buscas el significado de la vida en algún dogma, en una determinada filosofía, en una teología, da por seguro de que te perderás lo que es la vida y su significado”. (Osho)

 

  •   “La vida no te está esperando en ninguna parte: está sucediéndote, no se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar: está aquí y ahora, en este mismo momento, en tu respirar, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón. Cualquier cosa que seas es tu vida, y si te pones a buscar significados en otras partes, te la perderás. El hombre ha estado haciendo esto durante siglos. Los conceptos se han vuelto muy importantes y lo real ha sido olvidado por completo. No vemos lo que de hecho ya está aquí, queremos racionalizaciones”. (Osho)

 

  •   “Lo fascinante de la vida es descubrir quiénes somos en realidad, y conocer en profundidad nuestra Naturaleza. Para aproximarnos a ese Ser que realmente somos debemos abandonar todas las imágenes preconcebidas acerca de nuestra persona”.

 

  •  “Los avatares de la Existencia nos enfrentan a situaciones inesperadas que nos afectan profundamente. (…) hay algo por lo que siempre podemos optar: manejar nuestra respuesta frente a los acontecimientos. Esa libertad nadie no las puede quitar”.

Bueno, ya me despido. Les pido encarecidamente que si les ha gustado, lo compartan. Y si quieren dejarme algún comentario lo voy a recibir con una gran sonrisa.

¡Muchas gracias!

Un comentario en ““Toma un café contigo mismo” (2005) – Walter Dresel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s